NO TE CONFORMES CON UNA MEJORÍA EN TU HIJO ... BUSCA CURARLE DEL TODO... SÓLO ASÍ TE ACERCARÁS LO MÁS POSIBLE A SU CURACIÓN ...

miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿QUÉ ES LA ORGANIZACIÓN NEUROLÓGICA?


La Asociación Dominique Burgos (consultar "Asociación Dominique Burgos" ) cuenta con la colaboración de profesionales como Mª Jesús López Juez para el tratamiento de los problemas de desarrollo de los niños que componen la asociación. En este texto nos explican cómo funcionan las terapias de organización neurológica que se llevan a cabo con estos niños. Agradezco a Cristina Barriuso el poder disponer de este texto para publicarlo en este espacio.

¿Que es la organización neurológica?


Según Mª Jesús López Juez, doctora en biología molecular, especialista en aprendizaje infantil y directora del centro Neocórtex que diseña los programas de estimulación multi-sensorial a nuestros niños, es el proceso por el cual el cerebro crece y se desarrolla gracias a su interacción con su medio ambiente o entorno. Este es un proceso altamente ordenado que va creando los circuitos cerebrales a través de los cuales viaja la información. La sinapsis o capacidad de comunicación de las neuronas, se desarrolla con el uso por eso es tan importante ofrecer el mayor número de estímulos, con una frecuencia una intensidad y una duración ordenada y determinada por el momento de cada cerebro.

Para solucionar los problemas neurológicos, antes que nada, hay que reconocer que éstos están en el cerebro y que las dificultades de expresión física o funcional a que nos enfrentamos, sólo son síntomas de los mismos en un altísimo porcentaje.

Deberemos llegar al cerebro de la forma mas natural, esto es, a través de sus interacciones con el medio ambiente que le rodea. La maduración y desarrollo del Sistema Nervioso Central son procesos plásticos y dinámicos y están claramente determinados por el número de estímulos que recibe del exterior, así como del número de respuestas que da a esos estímulos. (Dra. López Juez)

Hay una frecuencia, una intensidad y una duración personalizada para aplicarles.

Los beneficios sociales siempre son de largo alcance y difíciles de cuantificar porque, un niño con discapacidad intelectual que mejora poco a poco la expresión de sus capacidades, logra mejorar también su integración en el entorno familiar, en la escuela, en el parque, con un círculo de amigos mas amplio… y mas tarde con mas y mejores posibilidades de trabajo digno.

Que una niña con discapacidad motora, bien atendida desde pequeña por sus padres y los servicios de atención públicos y privados pero, que no era capaz de reptar y menos aun de sostenerse arrodillada, después de tres meses de un 20% de programa de estimulación, sólo en la asociación, sea capaz de reptar, gatear casi 100 m seguidos, se haya flexibilizado su cintura y que sus dedos que antes estaban agarrotados estén abiertos y con elasticidad, abre unas expectativas gozosas en ella y su entorno.

Dentro del campo de las dificultades de aprendizaje sin patología diagnosticada, al ser más corto el camino de recuperación, los avances son más rápidos y visibles normalizándose el niño-adolescente en unos dos años. Atajando la frustración, atajamos marginación y violencia.

Se habla mucho hoy del empleo de personas con discapacidad, pero para desarrollarlo con dignidad, son precisas unas condiciones de capacitación que no se improvisan con unos cursos cuando pasan la secundaria o cuando ya son mayores. Estas dependerán de su estructura y función cerebral.

Nuestro proyecto pretende ser el puente entre la infancia con dificultades y el trabajo futuro en las mejores condiciones pues a mayor capacidad, mejor integración familiar, escolar, social y mejor ubicación en un buen trabajo mas tarde.

Para más información,



miércoles, 8 de octubre de 2014

DISFUNCIÓN DE INTEGRACIÓN SENSORIAL O LA REALIDAD DESORDENADA, AMENAZA PARA LOS NIÑOS

Disfunción de Integración Sensorial o la realidad desordenada, amenaza para los niños

Publicado en EFE: SALUD

La integración sensorial es la capacidad del sistema nervioso para interpretar la información percibida por los sentidos y generar respuestas inmediatas. Cuando falla una de las piezas que componen ese mecanismo, los niños se enfrentan a más obstáculos de los habituales y se irritan, se retraen o explotan… emocionalmente


El nivel de actividad bajo o muy alto es uno de los signos de la Disfunción de Integración Sensorial. EFE/Arno BurgiEl nivel de actividad bajo o muy alto es uno de los signos de la Disfunción de Integración Sensorial. EFE/Arno Burgi
Somos máquinas que escaneamos la realidad a través del gusto, la vista, el oído, el tacto, el olfato, el movimiento, la gravedad y la posición. “La integración sensorial es la función del sistema nervioso para asimilar la información del entorno y obtener la percepción correcta de la situación que nos rodea”, explica a EFEsalud Isabelle Beaudry, directora de la Clínica de Terapia Ocupacional Pediátrica Beaudry-Bellefeuille (Oviedo).
Se trata de “un proceso neurológico que nos permite utilizar nuestro cuerpo eficazmente en cada contexto, organizando la información sensorial que recibimos de nosotros mismos y del entorno para emitir respuestas adecuadas”, precisa Víctor da Silva Gamo, director del Centro Sensory (Madrid).
La secuencia lógica es percibir, organizar y responder, pero muchos niños tienen dificultades a la hora de seguirla y se enfrentan a la Disfunción de Integración Sensorial (DIS) o Desorden en el Procesamiento Sensorial (DPS).

La realidad desordenada

Johanna León García, terapeuta ocupacional y fundadora de la Asociación de Terapia para la Salud y la Educación (SALUDE), asegura que “el DPS afecta a niños que no tienen problemas neurológicos ni genéticos y que hay al menos uno con estas dificultades en cada aula del jardín de infancia”.

EFE/Óscar Corral
Desde la etapa preescolar, padres y educadores se encuentran con signos de esta disfunción, que tiene consecuencias en muchos niveles. “El funcionamiento del sistema sensorial y su integración es la base para un desarrollo óptimo de capacidades como concentración, planificación, praxis, aprendizaje académico, autoestima, autocontrol y habilidad motora”, señala el experto da Silva Gamo.
Agrega que “desde bebés hay comportamientos que pueden anticiparnos una posible disfunción como retraso motor, dificultades de alimentación, intolerancia a estar boca arriba o alteraciones del sueño”.
La terapeuta Isabelle Beaudry, por su parte, explica que una de las dificultades para tratar el DPS es que no es fácil de detectar por una persona que no esté específicamente formada porque se manifiesta en “dificultades sutiles que se pueden atribuir a otros problemas” o se confunde con una mala crianza que despierta culpabilidad en muchos padres.
Los expertos describen el perfil de los niños con DPS:
  • Son hostiles, irritables, difíciles, agresivos o explotan en llanto sin razón aparente.

    Los niños con DPS tienen muchas dificultades en el aprendizaje. EFE/Manuel Bruque
  • Son retraídos, lentos, excesivamente tranquilos y mantienen la postura decaída o todo lo contrario: extremadamente activos y ansiosos; no paran de correr y de moverse.
  • Se enfadan al percibir ciertos sonidos, estímulos visuales, movimientos, texturas y olores. Les molestan las etiquetas de la ropa, las sábanas, cortarse las uñas, el pelo o comer ciertos alimentos.
  • No siguen el mismo ritmo de aprendizaje que los demás niños de su edad. Se confunden al copiar de la pizarra, leer, escribir o recortar.
  • Tienen dificultades en el razonamiento lógico, en la secuenciación o en la planificación motora. También en las tareas matemáticas y en la memorización de conceptos.
  • Son descoordinados para practicar deportes y se tropiezan mucho. No les gusta trepar, saltar, colgarse o columpiarse.

Parte de otros diagnósticos

Un abanico tan variado de signos hace que niños con DPS reciban otros diagnósticos como trastornos de la conducta o el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), según la terapeuta Isabelle Beaudry.
Johanna León, especialista de SALUDE, considera que aunque el TDAH y el DPS son distintos, porque el primero es de origen neurobiológico, “frecuentemente coexisten”.
Cita un estudio de la terapeuta estadounidense Lucy Miller que concluyó, en una investigación con 2.400 niños, que el 60% padecía ambos trastornos a la vez. “En otro estudio, Miller demostró que los comportamientos emocionales, de atención y sensoriales son significativamente diferentes entre los niños con TDAH y con DPS”, enfatiza León.
La Disfunción de Integración Sensorial puede entenderse, entonces, como parte de otros diagnósticos. En palabras del terapeuta da Silva Gamo: “Hay comportamientos que son signos de DPS y pueden ser también signos de otras patologías; este trastorno puede cursar de forma aislada o como parte de otra patología”.

El juego como terapia

Isabelle Beaudry afirma que la investigación del DPS se ha desarrollado dentro de la terapia ocupacional, “un ámbito profesional que analiza problemas de participación en la vida diaria que son, precisamente, los que tienen estos niños”. Por eso, sugiere que los padres busquen un terapeuta ocupacional formado en integración sensorial.

Las terapias para tratar los problemas de integración sensorial se centran en el juego. Foto cedida por la terapeuta Johanna León.
Víctor da Silva Gamo subraya que “el terapeuta ocupacional es el único profesional sanitario cualificado para tratar desde el Enfoque de Integración Sensorial”.
El consejo lo repite la especialista Johanna León, que recomienda una valoración de las funciones sensoriales del niño que incluye motricidad, equilibrio, coordinación, capacidad de organización, planificación, desempeño de actividades de autocuidado y características del ambiente que lo rodea.
Da Silva Gamo define, desde su experiencia en el Centro Sensory, la terapia para el DPS: “Se realiza en sesiones individuales en las que, a través del juego, se utiliza la motivación intrínseca del niño para conseguir respuestas adecuadas del procesamiento sensorial”.

La estimulación visual es fundamental en las terapias. Foto cedida por Johanna León.
Aclara que estas actividades no constituyen una “exposición continuada a estímulos sensoriales ni entrenamiento repetitivo en habilidades”, sino que se centran en las experiencias sensoriales para obtener respuestas cada vez más complejas.
Para Beaudry la terapia ocupacional es muy activa y busca “enganchar la motivación interna lo que, en los niños, se logra a través del juego”. El objetivo es ganar su atención para encaminarlos hacia la rehabilitación.

“La pregunta del millón”

Si un niño puede recuperarse completamente de su DPS es “la pregunta del millón” para la terapeuta Isabelle Beaudry, que lleva 25 años tratando esta disfunción.

EFE/Nacho Gallego
Esta experta argumenta que la Disfunción de Integración Sensorial exige un proceso de neuro-rehabilitación.
En ese sentido, asegura que con terapia los niños “pueden mejorar mucho, sobre todo cuando inician en edades muy tempranas, porque el sistema nervioso aún es maleable y hay plasticidad neuronal”.
No obstante, advierte que el DPS deja marcas sutiles que pasan a ser rasgos del temperamento o de la forma de ser.
“Hay personas a las que llamamos ‘tranquilas’: evitan luces, sonidos o grandes concentraciones de gente y otras, en cambio, disfrutan con estímulos fuertes”, concluye Beaudry.


Para más información,

domingo, 21 de septiembre de 2014

NEUROFEEDBACK PARA EL TDA-H


Nuevos avances en el tratamiento de TDAH
El NEURO-FEEDBACK
Podriamos definir en general el Neuro-feedback como el proceso de ser conscientes de las diferentes funciones psicológicas usando instrumentos que facilitan informacion sobre la actividad de esos sistemas y con la intención de modificar la respuesta de los mismos. De ahi la palabra feedback  que en inglés significa realimentación con el siginificado de “reutilizar la información”.
Aunque  existen evidencias anteriores desde el siglo XIX, quien realmente descubrio el fenomeno del feedback en la naturaleza fue el matematico norteamericano  Norbert Wiener que desarrolló la teoria cibernetica. La interesante vida de Wiener no se limito a este descubrimiento. Wiener en el prestigioso Instituto de tecnología de Massachusetts (MIT) enunció muchos de los principios de la inteligencia artificial y del estudio de señales eléctricas.
En sintesis su teoría propone que los sistemas deben ser controlados por sus resultados. Es decir dependiendo del resultado de un evento el sistema debe buscar el equilibrio. Simplificando mucho: se aprende de los errores
El Neuro-feedback ha sido estudiado mucho los ultimos treinta años y por ahora se han estudiado mejorias en los sintomas de diversas dolencias desde la migraña, a la fibromialgia, la ansiedad, el TDAH, hipertension o el mareo en el mar.
Los equipos de biofeedback se conectan al cuerpo de la persona con unos pequeños electrodos. El equipo no general señales solo recibe y analiza las ondas cerebrales del sujeto.
Asi funciona: El equipo propone una tarea al sujeto, y este reacciona a esa propuesta, mientas el equipo mide con los electrodos la calidad o idoinedad de esa respuesta, e informa  al sujeto sobre lo bien o lo mal que lo ha hecho.
En si podria asimilarse a un entrenamiento basado en la siguiente  secuencia:
Estimulo→ Reacción al estimulo→Medida de la reacción→Informe al sujeto sobre la “calidad” de su reacción.
El sujeto aprende o se entrena repitiendo el proceso.
De ahí la palabra “realimentación neurológica” o Neuro-feedback en inglés.
APLICACION AL TDAH DEL BIOFEEDBACK
En el año 2002 la Asociacion de Psicofisiologoia y Biofeedback (AAPB)  publicó un estudio sobre la utilidad del Neuro-feedback en mejorar los síntomas del Transtorno de Atención o TDAH. Pero el primer estudio publicado por Tansey y Bruner sobre tratamiento con Neuro-feedback a un niño hiperactivo y con deficiencia en la lectura de 10 años de edad y con excelentes resultados data nada menos que de 1983.
COMO FUNCIONA EL BIOFEEDBACK
Desarrollando las conexiones cerebrales y los neurotransmisores de forma que el niño deje el ritmo cerebral Theta y pase a un estado cerebral Alfa que es el de atención y concentración, Vea en la pagina principal de esta web la explicación sobre las ondas cerebrales y su significado.
¿SON LOS EFECTOS DE BIOFEEDBACK DURADEROS?
Todos los estudios apuntan a afirmar que si son duraderos, hay estudios a dos cinco y diez años. Vea el enlace de referencias en esta misma página.
BIO-FEEDBACK Y EL TDAH EN NIÑOS
Suponemos que si usted ha llegado hasta aqui leyendo es porque esta realmente interesado en esta técnica. Si su caso es el de un niño, la siguiente pregunta sería ¿como puedo hacer colaborar a niño para que desarrolle una sesion de biofeedback?
La clave es sencilla, hay que hacer de la sesión un juego,  Motivar al niño para obtener resultados con ese juego. De hecho una sesión de biofeedback es mas parecida a un juego de lo que parece.
Si cree que esto es imposible con su hijo, tenemos mas soluciones que no requieren ninguna acción del sujeto, siga leyendo las otra técnicas por favor.





Para más información,

martes, 19 de agosto de 2014

VACUNAS Y DAÑO CEREBRAL EN NIÑOS



Si eres padre de un bebé o lo estás esperando o tienes niños de corta edad, o si eres un profesional de la salud, necesitas ver este vídeo, filmado en un seminario de Radio Liberty, en octubre del año 2008, en el cual el Dr. Russell Blaylock MD. presenta los efectos de las vacunas en un cerebro en desarrollo y su preocupación acerca del cada vez más apretado calendario de vacunación para los niños.

El Dr. Blaylock también nos da contundentes argumentos de porqué la vacunación de mujeres embarazadas (recomendada en USA y cada vez más en España) es dañina, y es la causa de trastornos neurológicos, como la esquizofrenia y el autismo.

El mecanismo descrito por el Dr. Blaylock es sorprendente. Al inocular a una mujer embarazada con una vacuna en general (suele ser la de la gripe), el sistema inmune reacciona segregando unas sustancias químicas llamadas CYTOKINAS (Cytokine en inglés), las cuales ejercen un efecto tóxico en el cerebro del feto.

Fuente:http://www.youtube.com/watch?v=7QBcMY....




Para más información,

sábado, 2 de agosto de 2014

IMITAR LO QUE ES NATURAL NOS PERMITE AVANZAR


Este texto ha sido enviado por un padre de una niña con lesión cerebral. Tras haber investigado y haber acudido a varios profesionales que buscan reorganizar el sistema nervioso de su hija, el autor nos deja estas sabias reflexiones fruto del trabajo diario durante años con su pequeña.
Pide que se le mantenga en el anonimato, pero agradecemos enormemente su aportación.
¡Gracias!
Nuestros hijos, como cualquier otra persona, tienen una identidad genéticamente establecida. Por tanto, esta identidad, es invulnerable e indestructible. En ella están definidos todos los procesos de desarrollo del ser humano. Guiando la etapa de gestación, el propio parto y todo lo que posteriormente realizamos y tal como lo realizamos. Nuestro desarrollo, sigue unas etapas genéticamente definidas y una lesión cerebral o cualquier otra situación que dificulte o bloquee parte de este desarrollo, nunca podrá llegar a afectar ni alterar nuestra identidad genética ni nuestra inteligencia. Estas son invulnerables. Puede incidir en la capacidad de demostrar ciertas habilidades pero no la potencialidad para adquirirlas.

Nuestra sociedad, ha consolidado con el paso de los años, muchos razonamientos que han marcado criterios para afrontar las situaciones de la vida. Estos los ha establecido, el hombre. Personas a priori muy preparadas, pero esto no quita que otra persona, y más si es una madre o un padre, tenga que dar por bueno, cualquiera de estos razonamientos, sistemas de tratamiento de enfermedades,...., sin hacer un análisis personal; y más tratándose de un hijo. Toda madre, padre o persona en general, sea cual sea el vínculo o parentesco, puede a partir de la vivencia personal, adquiriendo la capacidad de análisis y así poder ir decidiendo lo que más conviene. Es un proceso seguro que requiere unos tiempos. Cada uno necesitará su tiempo. Esto no es importante. Todo lo que previamente habremos hecho o no hecho, habrá sido necesario para a partir de aquellas vivencias, seguir evolucionando y enriqueciendo nuestro entorno y nosotros mismos.

Se habla de la plasticidad neuronal. Esta permite adaptarnos a las situaciones cambiantes de la vida. Cuando un sistema nervioso goza de muy buena salud, pudiendo disponer de la totalidad de sus recursos, la plasticidad fluye sin darnos cuenta. Las habilidades evolucionan en función de las actividades que practicamos y los estímulos que recibimos en cada instante. Cuando nuestro sistema nervioso, está lesionado o por la razón que sea, no puede disponer de toda su composición para hacernos funcionales, la plasticidad neuronal no puede fluir de igual forma. Las oportunidades que todos necesitamos para navegar como un velero sin sobrepasar la línea de flotación, adaptándonos en cada instante a las situaciones cambiantes de nuestro entorno, posiblemente, no serán suficientes para nuestro hijo. La voluntad de que su sistema nervioso evolucione , madure , crezca , buscando abrir todas las puertas para que sea únicamente él , quien con el paso de los años , nos pueda mostrar, hasta donde ha podido llegar en la conquista de las diferentes habilidades ; requerirá un mayor implicación específica y constante . Personalmente pienso que todo hay que hacerlo de manera progresiva. Haciendo un trabajo específico de media hora a una hora diaria, para empezar ya sería suficiente.

Nuestro hijo seguramente necesitará más oportunidades para que su sistema nervioso pueda reorganizarse haciendo uso de la plasticidad neuronal. Estas oportunidades se sucederán en la misma medida que la familia crea en su conveniencia. El camino es largo. Todos lo son. Para afrontarlo con esta implicación tan cercana donde seguramente, nuestras manos empezarán a interactuar con su cuerpo, detectando su comportamiento corporal de una manera más profunda y real; hay que estar muy convencido de que vale la pena incorporar en este ayudar a crecer a un hijo, estos ratos con unas oportunidades de crecimiento diferentes a las que se han producido hasta ahora y complementarias a éstas. Habrá que buscar el suelo como lugar de ocio, juego y trabajo.

Se habla de que la plasticidad neuronal, no es la misma según sea la edad cronológica de la persona. Yo pienso que es posible que algo de cierto haya en esta afirmación. De todas formas, es algo que a mí no me preocupa. Apostar por un trabajo de oportunidades que puedan dar pie a una evolución del sistema nervioso, requiere la implicación y convencimiento de las personas requeridas. La colaboración de nuestro hijo, puede aportar mucho de positivo o puede llegar a dificultar mucho su práctica. Por lo tanto lo más importante será la implicación y convencimiento de todos; padres e hijo (si es el caso). Si el hijo todavía no es consciente de la propuesta de trabajo; habrá que buscar un concepto de juego. Habrá que buscar su motivación a partir de la complicidad en la convivencia y el afecto creando un escenario de juego.
Conozco personas que con una edad por encima de los 60 años, han estudiado la carrera de derecho, o han aprendido a nadar o ir en bicicleta. ¿Si su sistema nervioso hubiera perdido su plasticidad, hubieran podido hacer tal proeza?

La fuerza de voluntad mueve montañas y esta aparece sin buscarla conscientemente, con el convencimiento de lo que queremos que forme parte a diario, durante un rato, del día a día de nuestro hijo.

Si te estiras en el suelo boca arriba y empiezas a reproducir con tu propio cuerpo, lo que hace un niño durante el primer año de vida, comenzarás para traerte manos y pies en la cara y / o boca, realizarás la transición del supino a prono mediante el volteo, dirigiendo la mirada y girando la cabeza hacia un lado levantando el brazo y doblando la pierna del lado contrario, para acabar haciendo el giro de 90 a 180 º. Posteriormente, adoptarás una posición de arrastrar tipo militar o similar con una tendencia a lateralizar un lado de tu cuerpo de forma homolateral. Es decir, pierna y brazo de un lado los flexionarás mientras la otra pierna estará estirada y el otro brazo, apoyado en el suelo dándote una posición estática estable de control. Alternando entre un lado y otro como si la cabeza dirigiera con su movimiento, el resto del cuerpo, conseguirás que todo el cuerpo cambie de posicionamiento y así puedes iniciar el reptado. Posteriormente, superando la presión de la gravedad, te pondrás a cuatro patas y gatearás, podrás sentarte en el suelo. Mientras, habrás estado trabajando la convergencia ocular a la distancia de la lectura y escritura, habrás integrado reflejos primitivos, sustituyéndolos por reflejos motores que hoy te permiten tener la movilidad que tienes y una serie de elementos madurativos intrínsecos. Finalmente te pondrás de pie y aunque entonces sólo dispondrás de los pies para mantener el cuerpo en armonía, habrás durante este tiempo, aprendido todo lo que necesitas para hacerlo y por lo tanto, podrás ponerte derecho solo sin ayuda. Siguiendo la secuencia genética, posteriormente, dado que ya habrás aprendido a comer sólido, llegará el habla, el pensamiento irá evolucionando y te harás grande tal y como lo has hecho.

Bueno, con todo esto, el sistema nervioso durante este tiempo, habrá madurado conjuntamente con este desarrollo funcional y éste se habrá producido gracias a la maduración neuronal correspondiente. Por tanto es un proceso sucesivo retro-alimentario. Como una especia de diálogo entre el cuerpo y la mente. Este es un proceso que la genética ha diseñado así y por lo tanto es inalterable e invulnerable. Cada vez que cualquiera de nosotros hacemos esta secuencia, estamos haciendo un gimnasio para el cerebro. Estamos reforzando una estructura neuronal ya creada que nos permite ser funcionales y por lo tanto es como si fuéramos a reseguir con un color más grueso, cada una de las trazas neuronales que se activan con nuestra funcionalidad.

Si por la razón que sea, alguno de estos movimientos lo hacemos de manera imperfecta, es porque nuestro sistema nervioso no ha madurado con la precisión necesaria para hacer el movimiento perfecto. El cuerpo se articula con estados tensionales diferentes para cada parte del cuerpo, generando complejas cadenas musculares que nos permiten ser funcionales y estas cadenas, fácilmente pueden tender a simplificarse si la madurez neuronal no acaba de alcanzar los niveles precisos.

Como ya he expresado, todo ello no tiene nada que ver con la inteligencia. Esta también es invulnerable. En todo caso puede tener algo que ver con la capacidad de demostrarla.

Por lo tanto, hacer esta mesa de gimnasio, sería hacer un gimnasio para el cerebro abrazando la genética humana.

Me parece muy importante aportar esta visión de la condición humana ya que la plasticidad neuronal que permite adquirir habilidades o perderlas en función del uso que hacemos de nuestro cuerpo, deportes que practicamos en cada momento, o estímulos sensoriales que recibimos; permite también modificar y por lo tanto mejorar habilidades incumplidas.

Como si de un castillo humano se tratara, nuestro desarrollo se produce por etapas y cada etapa, es la base de la siguiente. Como en una escalera, cada escalón que subimos, nos permite afrontar el siguiente.

Es posible que esta escala se haga larga y a veces difícil de subir. Los años pasarán de todas formas y de producirse cambios por pequeños que puedan parecer, aportarán una mejor funcionalidad ya sea interna (digestiva, pulmonar, ....) o externa (sensorial o motora). Por lo tanto estos justificarán el esfuerzo realizado.

Pienso que todo ello son conceptos de la naturaleza. No hablo de cosas extrañas. La reproducción en cautividad de peces, moluscos o los invernaderos, buscan reproducir las condiciones naturales de un hábitat, conocedores de que imitando la naturaleza, las cosas se sucederán tal y como deseamos. No podemos ir en contra de la naturaleza.

Dado que nuestro desarrollo está genéticamente definido antes de nacer y tenemos la capacidad plástica de nuestro organismo para hacerlo efectivo, personalmente, no conozco ningún otro planteamiento en este ayudar a crecer un hijo mejor que el descrito; que complemente la tarea de hacer de madre o hacer de padre. Esta es mi opinión.

Pienso que si nuestro organismo, es capaz de hacer frente desde una perspectiva de auto curación a las heridas de la piel, fracturas óseas, los efectos de los resfriados, disfunciones digestivas,..... Activando mecanismos de defensa como la propia fiebre, entre otros tantísimos, ¿por qué nuestro organismo no debe poder activar estrategias reparadoras para nuestro sistema nervioso? Quizá tan sólo haya que ofrecer un entorno donde las oportunidades se puedan suceder.

Todo lo que he escrito, es fruto de la interpretación personal que hago de nuestra vivencia y de todo lo que he leído, así como de todo lo que nos han aportado aquellos profesionales que nos han acompañado y siguen acompañándonos en este trayecto.





Para más información,

viernes, 18 de julio de 2014

EL DOCTOR JORDI CATALAN NOS HABLA SOBRE DESARROLLO INFANTIL


FABULOSA entrevista al doctor Jordi Catalan, del Instituto Médico del Desarrollo Infantil. Da consejos a los padres sobre cómo vigilar el desarrollo de sus hijos y actuar en cuanto sospechan que hay algo que no va tan bien como sería de desear.
Tenemos el honor de contar con el doctor Catalan como profesional colaborador de la asociación Laztana: