sábado, 28 de noviembre de 2009

VISITA A BURGOS, AL RINCÓN DE LA ESPERANZA


Burgos, 22 de Noviembre de 2009

"Con el grandísimo apoyo de mi querida asociación", así nos describía Yolanda el trabajo con su hijo con dificultades de aprendizaje y del desarrollo. Y es que en la Asociación Dominique Burgos hay mucho AMOR (con mayúsculas) y APOYO. Las madres (y padres, que también los hay aunque se dejen ver menos) forman una auténtica piña, todas compartiendo un objetivo común: la lucha por sus hijos discapacitados o con problemas de aprendizaje.

El domingo, día 22, viajamos a Burgos varias madres y profesionales desde Cantabria y Bizkaia, para conocer en persona a esta maravillosa gente y aprender de su experiencia.

Conocíamos ya la historia de la Asociación y cómo funcionaba más o menos. Pero nos quedamos realmente impresionadas por la unión que vimos entre estas mujeres. Por la carga de dolor y sufrimiento que se respiraba. Un dolor que, en este rincón de Burgos camina de la mano de la esperanza. Nos impresionó, sobre todo, su firme convicción y esa fuerza que sólo por proceder del amor, puede como éste mover las más altas montañas…

Montañas como la soledad, la incomprensión, la ignorancia y la cerrazón con la que nos topamos a diario quienes defendemos y trabajamos la organización neurológica con nuestros hijos. ¿Por qué? Porque todo lo que sea considerado una "alternativa" se rechaza por principio, por no seguir obedientemente lo considerado "correcto" por nuestra sociedad.

A veces ocurre, como está pasando estos días, que un personaje famoso nos habla de estas alternativas, y entonces la sociedad escucha… y queda maravillada y asombrada ante algo de lo que jamás había oído hablar. Pues va siendo hora de que el mundo entero sepa que somos cientos, miles… los padres que llevamos décadas aplicando programas de este tipo con éxito en nuestros hijos.

Quisiera hacer un llamamiento a los padres y madres que estéis aplicando programas diarios de organización neuorológica con vuestros hijos para que os unáis, y os reunáis para realizar el trabajo diario, igual que lo hacen en la Asociación Dominique. Porque el trabajo compartido es menos pesado, porque se puede distribuir o delegar parte del mismo y los niños colaboran mucho más cuando trabajan en grupo.

La Asociación Dominique Burgos, que pronto cambiará su nombre por el de ADALID, cuenta con salas preparadas para hacer los ejercicios con los niños y con profesionales que los realizan y así descargan el trabajo a los padres (que los que lo hemos experimentado en casa sabemos lo duro que es llevarlo a cabo todos los días). Cuentan además con profesionales de varias terapias que son financiadas para los socios.

Para más información podéis leer una entrada anterior dedicada a esta asociación.

Concluyamos con el testimonio de una de las madres de la asociación, tal como empezamos… Ella nos contó que su hijo al principio fue diagnosticado de autismo, luego del síndrome de Asperger, más tarde fue TGD, después TDA-H para acabar en TDA… ahora, a los diez años, su madre dice que es "fantástico"… Para quienes conocemos estas siglas y su significado no nos hacen falta más explicaciones. Los diagnósticos se van evaporando, diluyendo hasta desaparecer… Lo mejor de todo: que este testimonio NO es una excepción.

Gracias a nuestras amigas de Burgos, mil gracias por servirnos de inspiración y de ejemplo. Ojalá que algún día contemos con una asociación ADALID en todos las ciudades y pueblos de nuestro país.

Rosina Uriarte


Asociación Dominique Burgos (pronto ADALID)
Avenida Castilla Y León 32
09006 Burgos
947 24 19 89‎

¿Quieres leer testimonios de padres que han utilizado estas terapias? Visita el blog PADRES CON ALTERNATIVAS. En él encontrarás también enlaces a centros y profesionales e información sobre las terapias de organización neuorlógica.


* Nota: Necesito corregirme en una de las expresiones que he utilizado en este texto. Es cierto que los diagnósticos van cambiando en los niños cuando se trabaja con ellos la reorganización neurológica, esto lo hemos experimentado muchas madres (me atrevo a asegurar que la mayoría). Pero cuando digo que un diagnóstico que comienza con autismo acaba evaporándose "no es una excepción", quiero decir que no es la primera vez que me lo dicen las madres. Mi intención no es dar a entender que sea algo habitual o común. Por desgracia, aún no es así, ojalá lo fuera.


Para más información,